Los Mejores Sistemas de Riego para Huerto, Césped, Macetas o Jardín

Los sistemas de riego automático nos ayudará a sembrar y cuidar las plantas de nuestra terraza, jardín o huerto de forma muy cómoda y sencilla. Basta con programarlo para que el agua, desde un grifo o depósito y a través de tuberías, llegue a nuestro césped, nuestros árboles y nuestras flores, por ejemplo.

¿Qué es un Sistema de Riego?

Un sistema de riego para macetas, para huerto o para césped y jardín es un conjunto de estructuras y canalizaciones de agua destinadas a proveer a las plantas del agua que necesitan para vivir, crecer y dar flores y frutos.

Es cierto que, en función de si se trata de un sistema de riego manual o automático, sus componentes pueden variar. Sin embargo, podemos decir que estos son los elementos fundamentales de una instalación de este tipo:

  • Embalse: es el depósito de agua que utiliza el sistema para regar las plantas. Si se trata de un sistema de riego casero para plantas, puede bastar con conectar la tubería a un grifo.
  • Cabezal de riego: está formado por una bomba de agua, un mecanismo de filtrado y un equipo de abonado. Este elemento se define como el ‘cerebro’ del dispositivo. Los sistemas de riego inteligente permiten controlar desde aquí el tiempo, el caudal de agua, etc.
  • Red de riego: se trata del conjunto de tuberías que transportan el agua desde el cabezal hasta el aspersor y la planta. Suelen ofrecer una flexibilidad máxima.
  • Emisor de riego: es el aspersor o gotero por el que el agua sale y llega a la planta.

¿Cómo elegir un Sistema de Riego Automático y qué Tener en Cuenta antes de Comprar uno?

A la hora de comprar un sistema de riego automático es imprescindible considerar los siguientes aspectos:

  • El espacio disponible: Los mejores sistemas de riego para jardines grandes son los de aspersión. En cambio, para huertos y terrazas son más eficientes los de riego por goteo. Los sistemas de riego hidropónico son los adecuados si contamos con un invernadero de cualquier tamaño.
  • Las electroválvulas: Su función es la de abrir o cerrar el circuito en función de lo dictado por el programador. Si el sistema tiene varias y el programador lo permite, podremos controlar varias líneas de riego de forma independiente.
  • Sensores: Los sistemas de riego con sensor de luz diurna y de lluvia automatizan el proceso de regado y lo ajustan a las condiciones climáticas para mayor confort del usuario.
  • Cables de conexión: Son los elementos que conectan el programador con la electroválvula. Deben tener un buen recubrimiento impermeable.
  • Tuberías: Los mejores sistemas de riego automatizado poseen canalizaciones de PVC. Estas son muy resistentes al sol, al frío y al calor y, por tanto, las más adecuadas para exteriores. También resultan muy flexibles y pueden tener salidas de agua independientes.
  • La bomba de presión: su potencia dependerá de las características de la instalación y de la superficie a regar. Debemos calcularla bien ya que es uno de los aspectos que más afecta al precio de los sistemas de riego automático. En algunos casos, pueden necesitar también de un reductor de presión, lo que encarecería el total. Un sistema de riego automático con bomba de presión de 5 bares es más que suficiente en la mayoría de los casos.
  • Extras: un filtro metálico, una aplicación para controlar vía móvil y una determinada variedad de emisores de agua son características accesorias muy interesantes.
  • El presupuesto: un sistema de riego automático barato puede costar entre 20 y 50 € y satisfacer las necesidades de cualquier usuario doméstico. Un sistema de riego agrícola profesional puede multiplicar varias veces esa cantidad.

Tipos de Sistemas de Riego

Podemos distinguir los siguientes tipos de sistemas de riego:

Sistemas de Riego por Goteo

El agua sale por la tubería del sistema gota a gota. Esta se aplica directamente sobre el suelo, lo que reduce al mínimo la evaporación. Además, permite controlar con exactitud el caudal de agua emitido y, al aplicarse directamente sobre el lugar deseado, no permite la proliferación de malas hierbas.

Sistemas de Riego con Aspersores

El agua de las tuberías es liberada hacia el suelo o la planta a través de unos dispositivos llamados aspersores. Estos la pulverizan y la lanzan a determinada distancia. Esto permite reducir la cantidad de canalizaciones necesarias para regar un terreno y controlar con exactitud la cantidad de agua empleada. Además, dichos aspersores pueden ser fijos o girar sobre su propio eje.

Sistemas de riego por microaspersión

Es una variante del tipo anterior pero que emplea aspersores capaces de pulverizar el agua en gotas mucho más pequeñas. Permiten suministrar el agua de forma nebulizada a la planta.

Sistemas de riego hidropónico

Este es el sistema de riego recomendado para invernaderos. Las plantas se colocan elevadas sobre el suelo y en una maceta. La tubería penetra en la tierra y deposita el agua directamente en la raíz. Su principal ventaja es que también puede transportar nutrientes, fertilizantes, abono, etc.

Sistemas de riego automático programado

Pueden ser de cualquiera de los anteriores tipos. Se trata de sistemas de riego con temporizador y de frecuencia ajustable muy fácil de usar e ideal tanto para uso doméstico como profesional, aunque todo dependerá de su tamaño y capacidad.

¿Cómo Instalar un Sistema de Riego?

Hay una serie de pasos comunes para la instalación de cualquier sistema de riego automático:

  • Realizar un mapa en el que aparezca el depósito o toma de agua y el trazado de las tuberías.
  • Cavar las canalizaciones en la tierra por las que irán las tuberías. En caso de contar con un sistema hidropónico, este paso no será necesario.
  • Montar el cabezal de riego y conectarlo a la tubería principal y al depósito o toma de agua elegida. Es recomendable colocarlo dentro de una arqueta para protegerlo.
  • Repartir las mangueras conectadas a la tubería principal por las zanjas cavadas anteriormente.
  • Instalar los emisores de riego en las zonas que nos interesen para el riego.
  • Comprobar que no existen fugas en la tubería.
  • Usar el programador digital de riego para empezar a proporcionar agua a nuestras plantas.

Estos pasos son indispensables para la instalación de sistemas de riego por goteo o por aspersión. Sin embargo, si tenemos un invernadero y queremos utilizar uno hidropónico tendremos, además, que buscar estructuras que nos permitan tener colocadas las plantas a cierta altura del suelo y, después, conectar las mangueras directamente a la raíz de estas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario